¡Llega el frío! Própolis contra los resfriados.

Congestión nasal, tos, dolor de cabeza… Las bajas temperaturas facilitan la reproducción y propagación de los virus, además solemos concentrarnos en recintos con poca ventilación. Todos estos factores propician que las infecciones respiratorias sean la principal causa de consulta en pediatría, además del principal motivo de absentismo laboral.

Tomar medicamentos cuando no es necesario no sólo es inútil, además puede ser nocivo. Así, el uso de antibióticos de forma indiscriminada puede generar problemas de resistencia.

El propóleo o propólis  aporta beneficios y propiedades medicinales ideales a la hora de subir las defensas y luchar contra gripes y resfriados.

Los aceites esenciales, las resinas balsámicas, los ácidos fenólicos y los flavonoides confieren a los propóleos propiedades bactericidas, antifúngicas y antivirales. Por eso, el própolis es muy útil para combatir afecciones respiratorias, como catarros de vías altas, gripe, sinusitis, laringitis o bronquitis. Se utiliza tanto para prevenir (fortaleciendo nuestro organismo) como para tratar estas y otras afecciones.

Podemos encontrar el própolis en forma de extractos líquidos (jarabes o gotas) o secos (cápsulas o comprimidos).

También lo podemos encontrar combinado con Equinácea, esta, al ser un excelente antibiótico natural, que estimula y fortalece el sistema inmunológico aumentando las defensas, hace que su combinación con própolis sea muy eficaz.

Por todo esto, es muy recomendable tomar própolis durante esta época del año, para prevenir de los resfriados y gripes.

Deja un comentario